Una temporada más, el Real Madrid y el Barcelona son los claros favoritos para hacerse con el título de Liga. A pesar de que todavía quedan 15 jornadas para que termine esta competición, ambos equipos se han grabado a fuego la fecha de su próximo encuentro. Tendrá lugar el 1 de marzo a las 21 horas.

En ese momento los blancos tendrán que recibir a los azulgranas en el Santiago Bernabéu, sin perder de vista los dos partidos que les esperan antes: ante el Celta en casa, y ante el Levante fuera de ella.

Por su parte, el Barça tendrá que enfrentarse antes al Getafe (que va tercero) y al Eibar, en el Camp Nou en uno y otro caso. Al margen del Clásico del día 1, también tendrá que jugar contra el Sevilla y el Villareal. A lo que hay que añadir que recibirán al Atlético de Madrid en el Camp Nou el 25 o 26 de abril.

El calendario favorece al Real Madrid

Por otra parte, las eliminaciones coperas recientes han dejado mucho más libre el calendario de ambos. Tanto al Madrid como al Barcelona les quedan ocho encuentros en casa y siete fuera de ella, si bien es cierto que el calendario es más favorecedor para el Real Madrid. Las visitas más complicadas que le quedan por delante a los blancos son las de Anoeta (con una Real Sociedad que se convierte en su verdugo en la Copa) y San Mamés.

En el caso de que el Madrid y el Barça lleguen a la final de la Champions en Estambul, y teniendo en cuenta el partido del domingo pasado, afrontarán como mucho 23 partidos en 111 días. Lo cual supone un auténtico alivio en mitad de una campaña con fases intensas de encuentros cada 3,5 días.

Líderes con los papeles dados la vuelta

Ambos contendientes llegan al título de LaLiga con los papeles cambiados. Por un lado tenemos a un Real Madrid explotando al máximo su capacidad goleadora con la que es su segunda peor marca en la jornada 23ª de estos 13 años, tan solo 44 goles. Lo que buscan es rentabilizarlos en la medida de la posible asegurando la portería.

Por otro lado está un Barcelona que una vez más se convierte en el equipo más efectivo de La Liga, con 55 goles, pero que se resiente de una cierta falta de gol. En la mayor parte de campañas anteriores, a estas alturas llevaba ya al menos 60 tantos. Aun así siguen siendo claros favoritos y la afición muestra la confianza en su club a la hora de hacer pronósticos y apuestas de futbol.

Mientras tanto, Messi continúa a lo suyo. Es el responsable de 25 goles y ha generado hasta 48 ocasiones de peligro, habiéndose convertido en pichichi con 14 tantos y 11 asistencias. Benzema le replica con 13 tantos y 6 asistencias, pero el argentino está arropado por secundarios exitosos: Suárez, con 11 goles; Griezmann, con 7; y Vidal, con 6. En el Madrid el complemento de Karim es el capitán Sergio Ramos, con 4 goles.