¿Qué podemos esperar del fútbol en el futuro? Es una pregunta que muchos se hacen y puede sonar un poco predecible ¿Por qué? Pues, por el avance que tiene actualmente, de allí podemos deducir que incluye más tecnología.

El futuro va a expandir y mejorar la tecnología que actualmente utilizan las grandes ligas o los reconocidos equipos, por ejemplo el sistema Big Data, que captura millones de datos en el terreno de juego, registrando parte de los jugadores, árbitros y la pelota. Esta información a simple vista no la puedes detallar toda, a menos que te centres en un solo jugador, pero Big Data permite tener esa información que podrá ser usada para posteriores pronósticos de fútbol.

Este sistema que actualmente nos brinda la oportunidad de conocer el rendimiento individual de los futbolistas, riesgos y oportunidades del conjunto, además del  análisis de juego, lo más seguro es que con el tiempo mejore y hasta permita predecir a un jugador como Messi, actualmente no es posible.

Otras tecnología que en el futuro pueden ser mejoradas y esperemos lleguen a todos los equipos es la empleada por el FC Barcelona, una de ella es un chaleco GPS que permite seguir a cada jugador durante el campo de juego.

Si seguimos enumerando esas innovaciones debemos mencionar las novedades utilizadas por la selección española, como es el caso de los sensores en las espinilleras y en Nantes francés, una pastilla inteligente que permite medir cuál es la temperatura gastrointestinal del deportista cada cierto tiempo y con ello reducir el sobreesfuerzo.

Con estos avances tecnológicos que hemos visto está bien claro que lo que se viene es más tecnología, más practicidad pero a la vez control en cancha, además de que se trata de estudiar el comportamiento y estrategia de los jugadores.

Estos datos capturados por estos sistemas no sólo buscan registrar estadísticas sino también identificar las debilidades del jugador, así como las áreas en las que debe trabajar y mejorar, además permite al entrenador centrarse en lo que realmente necesita.

En cuanto al área de infraestructura se esperan nuevas construcciones más modernas y adaptables a todas esas innovaciones tecnológicas, esto genera nuevos ingresos, además de se vaticina mayor relevancia social del fútbol a través de programas educativos.