La Supercopa de España 2019 se presenta como uno de los torneos más controvertidos del año. La RFEF ha insistido en llevarse este título fuera de España, a Yeda (Arabia Saudí) sin mirar más allá de lo estrictamente profesional: el dinero. Lo disfrazan con el sobrenombre de ‘expansión de LaLiga’, pero la realidad es que se embolsan un gran cantidad de euros con la tontería.

Otro de los cambios made in el ‘negocio del fútbol’ es haberlo pasado del mes de agosto al mes de enero del siguiente año. Las fechas rompían las giras internacionales y parte de la puesta a punto de los equipos en pretemporada, así que, nos vamos a enero. Las fechas oficiales son del miércoles 8 de enero a domingo 12 de enero de 2020.

Reparto de beneficios desigual

La Federeción ya comunicó que la supuesta final entre el campeón de LaLiga y la Copa del Rey (la Supercopa de toda la vida) iba a incluir a dos equipos más (segundo y tercer clasificado de LaLiga) para crear unas semifinales previas. No contentos con el cambio, se añadió una nueva variante: el reparto desigual de los beneficios. Aquí el tema se ha puesto muy interesante ya que, tal y como lo han propuesto, la cosa se queda de la siguiente manera, sin tener en cuenta cómo queden. El reparte es parte fija en base al palmarés y un fijo de 0,8M a los 4 equipos:

  • FC Barcelona: 6,8 millones de euros. (6M + 0,8M)
  • Valencia CF: 2,5 millones de euros. (1,7M + 0,8M)
  • Atlético de Madrid: 4 millones de euros. (3,2M + 0,8M)
  • Real Madrid: 6,8 millones de euros. (6M + 0,8M)

*beneficios fijos de base.

Vamos a aclarar que el campeón de LaLiga 18/19 fue el FC Barcelona y el de la Copa del Rey 2019 el Valencia CF. Puede parecer que el invitado de rebote a esta ‘final 4’ sea el conjunto ‘ché’, pero así son las cosas en la RFEF. Gana lo que quieras, que nosotros ya beneficiamos a quien creemos que se merece el dinero, ganen o no. No me quiero imaginar si llega a ganar la Copa del Rey el Getafe, igual tienen que pagar por ir o simplemente les pagan los billetes.

Pero esto no va del reparto desigual de los beneficios por el título de la Supercopa, que daría para hablar largo y tendido. Esto va del descaro e impunidad con la que actúa la Federación, convirtiendo el fútbol español en un negocio exclusivo para ellos, y dejando muy de lado a los aficionados locales, los que acuden al estadio, los que no se esconden cuando el equipo pierde, los de verdad.

Luis Rubiales, en su mundo

Y mientras, el presidente de la Federación, Rubiales, hablando calificando el torneo como ‘la supercopa de la igualdad’ prometiendo que ‘que las mujeres entren libremente a los estadios, crear escuelas de fútbol femenino y la obligación de establecer competiciones femeninas, una de ellas de categoría senior’. Al final, hay que intentar que la opinión pública no cargue de manera tan contundente contra esta farsa y algo hay que adornar.