No se descubre nada nuevo, Leo Messi ha vuelto a ser decisivo sobre el césped del Camp Nou, y en un contexto muy especial, una semifinal de la Champions League. Dos goles, uno de ellos de libre directo desde muy lejos que se colaba por la escuadra ante la estirada sin éxito de Alisson.

Magia en puro estado en uno de los mejores partidos de la temporada por los equipos, el escenario y, sobre todo, por el ritmo que han imprimido. El principal responsable ha sido Klopp, por la idea del fútbol planteada juegue contra quien juegue. El técnico alemán fue valiente y apretó al FC Barcelona aunque la suerte cayó del lado de Valverde.

Gol de falta de Messi

Se podría analizar de muchas formas el gol de falta de Messi frente al Liverpool en la ida de semifinales de Champions. Igual faltaba un jugador en la barrera, aunque si lo hubiera habido, seguro que el disparo hubiera sido otro, que podría haber terminado igualmente en el fondo de la red.

Un gol que seguro que estará entre los más bonitos de esta edición de la Champions y como una de las ejecuciones de falta más bonitas del año. Uno más, ya que el astro argentino se ha doctorado en lo que respecta al lanzamiento de faltas en estas dos últimas temporadas, aunque siempre ha tenido facilidad para este tipo de acciones a balón parado.

La Champions, su obsesión de este año

Ya lo avisaba en la presentación del equipo en agosto, este año, Leo Messi quiere la Champions. No es que otros años no la quisiera, es que este año no se le va a escapar, o por lo menos, no quiere que pase. Esta claro que hay factores que se le pueden escapar al ’10’, pero todo lo que hace minimiza el riesgo a que ese sueño se trunque.

Klopp bromeaba sobre las palabras del argentino, aunque por dentro seguro que temía algo como lo sucedido en la ida en el Camp Nou. Un Messi decisivo, imparable y que se lleva un 3-0 a Anfield, casi nada…

Nadie da por muerto al Liverpool, sería muy imprudente viendo el potencial del equipo y el partido que han hecho pese al resultado final. Se espera un partido de vuelta con más ritmo si cabe, en el que el intercambio de golpes sea el protagonista del juego.

¿Alguien se va a perder la vuelta en Anfield? Lionel Messi estará allí.