Juan Mata, un futbolista diferente
8.6Nota media
Emotividad9
Calidad9.5
Coraje8.5
Táctica7.5
Puntuación de los lectores 3 Votos
9.8

Juan Mata no es un futbolista normal. Ni tatuajes, ni cortes de pelo extravagantes, ni un excesivo e impertinente ruido en redes sociales. Simplemente una persona que se dedica de forma profesional a esto de ser futbolista pero con los pies en la tierra, sin considerarse una estrella del rock.

Su historia empieza en la cantera del Oviedo con doce años, donde destacaba por su habilidad y capacidad para marcar goles. Tras dos años dos años en el equipo asturiano, terminó recalando en las categorías inferiores del Real Madrid. Una vez allí, su paso por las diferentes categorías le llevó al Real Madrid Castilla, que le dio la oportunidad de jugar en la División de Plata del fútbol español.

Su salto al primer nivel vino en 2007 cuando el Valencia CF le ficha con 19 años y empieza a forjarse un nombre en el fútbol español. En su primera etapa, a las órdenes de Quique Sánchez Flores,  apenas dispuso de minutos para demostrar todo su potencial sobre el césped de Mestalla. Fue Ronald Koeman quien le daría la oportunidad y la confianza para asentarse como una de las piezas clave en el ataque del Valencia.

En Valencia pasaría 4 años, llegando a ganar una Copa del Rey y dejando una huella imborrable entre los seguidores del conjunto ché. Mata sigue siendo recordado con mucho cariño por toda la afición valencianista.

En Valencia pasaría 4 años, llegando a ganar una Copa del Rey y dejando una huella imborrable entre los seguidores del conjunto ché

En 2011 sería traspasado al Chelsea por 28 millones de euros, llegando a recibir el premio al mejor jugador de la temporada en el año de su estreno. Ganó la Europa League en 2013 al imponerse el ManU 2-1 en la final al Benfica. La llegada de José Mourinho al Chelsea le relegó a un segundo plano y decidió probar suerte en la ciudad de Manchester.

El United pagó 45 millones para poder hacerse con los servicios del jugador burgalés. En su etapa como red devil ha conseguido volver a levantar el título de la Europa League y sobrevivir a otra etapa a las órdenes de Mourinho.

En el apartado internacional, Mata ha logrado ganar un Mundial (2010) y una Eurocopa (2012). En la final de la Eurocopa, anotó a pase de Fernando Torres uno de los cuatro goles que sellaron el triunfo sobre Italia. Ha formado parte de la plantilla más exitosa de la historia de la Selección Española de Fútbol. Casi nada…

Conociendo un poco mejor la historia de Mata, ahora podemos poner en valor la forma de ser de este jugador y del mensaje que transmite a la sociedad. El endiosamiento del fútbol puede llegar a cuotas esperpénticas, y la tendencia va en esa dirección pese a que encontremos casos aislados de madurez y sentido común.

El futbolista español da ejemplo allá por donde pasa: no se le ha visto rechazar un autógrafo o una foto, siempre con gestos amables y de agradecimiento. En sus redes sociales, siempre se verán buenas formas, respondiendo en muchas ocasiones a otros usuarios personalmente. Su vida privada es, si más explicación, privada… Son muchos los detalles que hacen a Juan Mata un jugador de fútbol diferente.

…no se le ha visto rechazar un autógrafo o una foto, siempre con gestos amables y de agradecimiento

Uno de los hechos (actos son amores y no buenas razones…) que marca de forma especial a Juan Mata es su implicación en el proyecto Common Goal. Una iniciativa que persigue un objetivo claro: «…definir una agenda social común para todos los actores del mundo del fútbol».

Este apoyo se traduce en donar el 1% de sus ingresos a causas solidarias. Este ejemplo está cuajando entre otros deportistas que se han unido al proyecto de utilizar el fútbol como herramienta social de cambio.

Este apoyo se traduce en donar el 1% de sus ingresos a causas solidarias.

Además de ser uno de los principales impulsores de Common Goal, también se le ha visto ofreciendo su imagen para ayudar a conocidas ONG. En este caso ofrece una camiseta suya que destina los ingresos a ayudar a recaudar fondos para que Save the Children lleve comida, agua y medicinas a familias con graves problemas en Etiopía.

Puede parecer que un 1% no es mucho con todo lo que puede llegar a ganar él u otro futbolista profesional, o patrocinar unas camisetas pero sigue siendo más que no hacer nada. El ejemplo mueve montañas y, desde Fútbol Moderno, nos quitamos el sombrero ante esta rara avis en el negocio del fútbol actual.