Antoine Griezmann es un jugador tremendamente bueno. No hay debate en cuanto a su calidad, capacidad para marcar diferencias en el ataque y el olfato goleador. Sin embargo, y a raíz de los hechos acontecidos, hay que hacer un análisis de la decisión que ha tomado el jugador francés y las consecuencias que provoca.

Ayer se anunciaba en un vídeo oficial por parte del Atlético de Madrid que su capitán y referencia en el ataque dejaba la entidad en junio. Lo hacía a través de un vídeo colgado en las redes sociales del propio club:

¿Por qué Griezmann no vale 120 millones?

La cuestión podría extrapolarse a cualquier jugador, incluyendo a Leo Messi. En un mercado en el que cada año se invierte más en fichajes, la capacidad de generar dinero de los equipos no se incrementa al ritmo del gasto. Salvo contadas excepciones, esta burbuja provocará que muchos equipos no puedan sostener su deuda, provocando situaciones  de desaparición, descensos administrativos o similares.

La responsabilidad financiera de los actuales dirigentes debería ser prudente con respecto a cómo se valoran y estudian las operaciones en un mercado tan inflado como el del mundo del fútbol. Por eso Griezmann no vale 120M, ni Coutinho 130M, ni otros las barbaridades que se están pagando.

El fútbol moderno está evolucionando hacia un mercado poco sostenible que provocará que la brecha entre los equipos sea cada vez más grande.

Necesita el FC Barcelona a Griezmann

Otra cuestión a abordar es si el delantero francés es el jugador que necesita el FC Barcelona para poder aspirar a ganar la Champions League el año que viene. Según dicen algunos, los buenos juegan en cualquier sitio, claro… Mira qué bien le ha ido a Coutinho jugando en cualquier sitio.

Los buenos juegan donde les gusta jugar, porque si no es así, se van a otro que realmente le permita jugar donde esté cómodo y pueda ser importante. El aliciente de jugar con Messi tiene un límite, y por mucho que ir al FC Barcelona sea dar un pequeño salto en su carrera profesional, no sería el más adecuado si miramos en qué posición podría jugar Griezmann.

Arriba se jugaría un sitio en el 11 titular con Luis Suárez (íntimo de Messi, intocable) y Dembélé (las lesiones juegan en su contra, pero estando bien, es un torbellino). Malcom sería el suplente y Coutinho tiene pinta de que va a salir en este mercado de verano. La posición de extremo izquierdo no es en la que más luciría ‘el principito’ ya que le gusta jugar como a Messi, zurdo a pierna cambiada.

Otra cuestión sería cómo recibiría la afición culé a Griezmann después del paripé del año pasado con el vídeo de ‘La decisión’ y el recuerdo que vaya a dejar en el aficionado colchonero. Sin llegar a ser un caso ‘Arda Turan’, la salida de futbolista sería por la puerta de atrás, muy diferente a la que ha tenido su compañero Diego Godín.

Griezmann y Messi podrían jugar juntos esta temporada

Leo Messi y Antoine Griezmann se saludan en la previa de un partido.

Fichajes más caros de la historia del fútbol

Estos son los fichajes más caros de la historia del fútbol hasta el día de hoy. Como se puede ver, se ha ido incrementando la cifra con el paso de los años hasta llegar a la barbaridad de los 222 millones de euros pagados por el traspaso de futbolista.

Jugador Precio (€) Equipo
1 Neymar Junior 222M PSG
2 Kylian Mbappé 135M PSG
3 Philippe Coutinho 130M FC Barcelona
4 Cristiano Ronaldo 117M Juventus
5 Ousmane Dembélé 115M FC Barcelona
6 Paul Pogba 105M Manchester United
7 Gareth Bale 101M Real Madrid
8 Cristiano Ronaldo 94M Real Madrid
9 Gonzalo Higuaín 90M Juventus
10 Neymar 88,2M FC Barcelona

De confirmarse el traspaso por el importe de su cláusula, Antoine Griezmann pasaría a ser el cuarto fichaje más caro de la historia del fútbol, justo por delante de la venta de Cristiano Ronaldo a la Juventus. Ni Griezmann vale 120M, ni Cristiano lo otro…