Finidi George
8.5Nota media
Emotividad9
Liderazgo8
Jugador de club9
Habilidades de extremo (ED)8
Puntuación de los lectores 5 Votos
9.1

Tenía ganas de hablar de Finidi George, un jugador muy carismático que marcó mi infancia de manera especial. Corría el año 1995, y el Ajax de Ámsterdam de Louis Van Gaal, se proclamaba campeón de Europa frente al AC Milan de Capello en un estadio que a todos nos hará florecer otra vez a un recuerdo imborrable, el Ernst Happel de Viena.

Sí, en el mismo sitio donde 13 años después la Selección Española sería por segunda vez en su historia campeona de Europa.

En aquella final y en la que aquel equipo de ensueño compuesto de estrellas como los hermanos De Boer, Seedorf, Litmanen, Kluivert o Van der Sar, y otros tantos nombres mundialmente conocidos, se imponía por la mínima al conjunto rossonero de Costacurta, Albertini y Franco Baresi. Sin embargo, uno de los jugadores que pretende llamar la atención en este artículo, es el jugador nigeriano, Finidi George.

Tras varias campañas exitosas en los Países Bajos y a punto de participar en su segundo mundial en Francia con su selección, recibe una llamada y su agente acuerda un precontrato con el Real Madrid.

Lo que no contaban en las oficinas de Concha Espina era con la figura del máximo mandatario de uno de los clubes con más color de la Liga Española, Manuel Ruiz de Lopera, presidente en esa época y dueño, no sin controversia en su labor y personaje, del Real Betis Balompié. 1024 millones de pesetas llevaban a este extremo derecho nigeriano de gran fuerza y definición, a orillas del Guadalquivir.

Finidi llegaba en 1996 al equipo de Heliópolis y le bastaron 14 minutos y el dorsal 25 a la espalda en su debut, para marcar su primer gol con la elástica verdiblanca. Fue una auténtica revolución en el Benito Villamarín con sus desbordes y remates a puerta, en sus 4 temporadas, 130 partidos y 38 goles con el equipo sevillano.

Finidi era todo un ídolo del beticismo por sus goles y carisma, pero entonces apareció él: Gabino Varilla, socio acérrimo del Betis desde el año 1957 y que ocupa su asiento en el Gol Norte del estadio vediblanco. Este señor acudía cada día de partido con su mascota. Y no, no entraba al estadio con su perro, ni con su gato, entraba con un sombrero cordobés. Y es que es así como se llama a este tipo de complemento. Era tal el amor hacia el equipo andaluz, que Gabino parecía el entrenador beticista, ya que, al celebrar un gol, enfadarse o discutir alguna decisión arbitral, tiraba hacia arriba su sombrero, como muestra de rabia y caía siempre en la zona donde se colocaban los recogepelotas y entonces se lo devolvían.

Con la llegada del nigeriano, Gabino pensó en tirarlo cada vez que marcaba el jugador africano y así nació una leyenda: ‘Finidi de Córdoba’ tal y como le llamaban por el Villamarín, haciendo alusión al mundo taurino ya que en sus celebraciones adoptaba gestos propios de cualquier torero dando un pase como si de un capote se tratase y con su sombrero siempre puesto en la cabeza. La afición recuerda a Finidi como un gran jugador, pero una persona excelente y con esa gracia que, sin duda, él mismo contrajo en su época de verdiblanco.

‘Finidi de Córdoba’ tal y como le llamaban por el Villamarín, haciendo alusión al mundo taurino

En el año 2000, el jugador nigeriano deja la entidad sevillana y pone rumbo a Mallorca donde estaría un total de dos temporadas no consecutivas entre el 2000 y el 2004, ya que tuvo un periplo de dos años en la Premier League inglesa en las filas del Ipswich Town. Anuncia su retirada en 2004 en el equipo balear después de 296 partidos y 68 goles en Europa. En 2010, ficha como Director de Fútbol Internacional del Real Betis donde se encargaría de las labores de scouting, más allá de nuestras fronteras, aunque poco le duraría en el puesto. En 2011, rescindiría su contrato con el club. Después pasó a formar en 2014, del cuerpo técnico del Mallorca B, entrenado por el ex-jugador mallorquinista, Javier Olaizola.

Selección de Nigeria en el Mundial de Estados Unidos en 1994, Finidi

Selección de Nigeria, Mundial de Estados Unidos 1994.

George también participó en dos ediciones de la Copa Mundial de la FIFA. Una en 1994 en EEUU y en la que tuvo lugar en Francia en 1998, y que quedó encuadrada, y primera clasificada, en el grupo D. El mundial de EEUU no lo recuerdo, ni siquiera tengo imágenes ya que tenía 1 año y medio cuando se celebró, pero si recuerdo aquel partido contra España en el 98, en el que marcó otro conocido de los estadios españoles, como fue Mutiu Adepoju, canterano del Real Madrid y ex-jugador de Real Sociedad y Racing de Santander.

Anuncia su retirada en 2004 en el equipo balear después de 296 partidos y 68 goles en Europa

Y bueno, también recuerdo aquel fallo de Zubizarreta, pero eso en este relato, no nos compete. Finidi compartió zamarra nigeriana con jugadores como Rufai, Jay-Jay Okocha, Kanu, Amunike, Babayaro o el portero tan querido por la afición de Vallecas, pero tristemente malogrado en 2015, Wilfred Agbonavbare. Sin duda, una trayectoria impecable la del jugador africano y al que recuerdo con gran simpatía en aquella Liga de las Estrellas.