Tercera etapa del argentino en España, en la que deberá suplir la salida de, nada más y nada menos que, Borja Iglesias.

El bonaerense llega cedido al equipo barcelonés hasta final de temporada, procedente del Maldonado SAD, de la segunda división argentina, con una opción de compra por 25 millones de euros.

El Espanyol cierra así los fichajes para la zona de ataque. Tras la salida de Borja Iglesias al Betis, la directiva perica necesitaba fichar a un jugador de condiciones parecidas a las del gallego, para acompañar a Wu Lei en el tándem de ataque.

El argentino ya es un buen conocido de la liga española, habiendo jugado en Las Palmas y Alavés, donde dejó muy buenas impresiones y consiguió un puesto de titular. Además, en seis días, el Espanyol se juega un puesto en Europa contra el Zorya Luhansk (Ucrania) y se necesitaba un delantero de garantías.