Si dos equipos quieren pescar en la plantilla contraria, las dos partes están condenadas a entenderse. En este sentido, el aficionado ché asume la marcha de Santi Mina al Celta de Vigo pero espera que se cierre el fichaje de Maxi Gómez sin tirar la casa por la ventana o tirándola ambos equipos. En Balaídos son conscientes de que el ariete uruguayo va a salir y no verían con malos ojos la vuelta del canterano celtiña.

En este sentido, nadie duda de la calidad de ambos delanteros. Por un lado, Santi Mina ha demostrado tener gol y haber aprovechado las oportunidades que ha tenido con goles y lucha. Un papel secundario y poco atractivo para las aspiraciones del jugador que buscará ser titular indiscutible en el equipo que le vio debutar en LaLiga.

Por otro lado, Maxi Gómez ha formado junto a Iago Aspas una de las duplas más temidas del campeonato español. Si bien es verdad que esta temporada ha sido irregular y ha terminado con el conjunto gallego salvando la categoría en la penúltima jornada, el uruguayo atesora una gran calidad como delantero. Es un portento físico, tiene buen remate y una gran capacidad para jugar de espaldas, además de tener gol.

Ese gol que tanto ha echado en falta el Valencia CF en la primera vuelta y que casi acaba condenando al equipo a pasar un año sin pena ni gloria (en del Centenario…). Marcelino, que fue el primero que habló de la falta de gol, no quiere que se repita esta situación y ha pedido cambios. El técnico asturiano ha puesto como prioridad absoluta la contratación del internacional uruguayo. De hecho, no se descarta que Rodrigo Moreno termine también saliendo ya que tiene mercado y el futbolista podría ver con buenos ojos un cambio de aires si todas las partes salen ganando.

Más allá de eso, el intercambio de jugadores que se pretende entre Celta y Valencia debe coincidir en el valor que se le atribuye a cada jugador. Los números de Santi Mina son mejores que los Maxi Gómez esta temporada, aunque sea circunstancial ante el mal año del conjunto vigués. El gallego sería un refuerzo de primer nivel y el precio que se quiere pagar es inferior al valor que tiene el jugador en el mercado.

Por lo que se ha llegado a saber, el Celta ha ofrecido 25 millones por Santi Mina, queriendo separar ambas operaciones. El precio de Maxi es su cláusula de rescisión (50M) por Maxi Gómez aunque se espera que baje en el tira y afloja de las negociaciones.

Mateu Alemany no ha aceptado la primera contraoferta tanto en la precio de Mina como en la cláusula del uruguayo. Lo normal sería que no hubiera más de 10 millones de diferencia entre ambos jugadores aunque dependerá de lo que se quiera pagar o recibir por los jugadores.

El Valencia CF quería cerrar la contratación de Maxi Gómez antes de que empezará la Copa América 2019 por varios motivos. Uno de ellos, evitar que una buena actuación del delantero avivará el interés de otros clubes y el precio del fichaje se encareciera.

El precio de Santi Mina retrasa el fichaje de Maxi Gómez
Total de votos: 2 Promedio: 5/5