La polémica sigue presente en el fútbol sudamericano. El arbitraje del Brasil 2-0 Argentina está bajo sospecha por los dos penaltis no pitados, sin ni siquiera acudir al VAR para ver la repetición de las acciones. Según afirma el medio brasileño ‘Globoesporte’, el equipo de Jair Bolsonaro (presidente brasileño) habría usado la misma frecuencia de radio por la que debía comunicarse el sistema de videoarbitraje (VAR).

Al parecer, el motivo que propició que no se revisaran en el VAR estas dos acciones no es otro que la falta de comunicación entre el árbitro y la sala de videoarbitraje. El error, según se apunta, fue que el equipo de seguridad de Bolsonaro habría utilizado la misma frecuencia de comunicación que la del VAR, inhabilitando la comunicación durante el partido.

La comunicación entre Roddy Zambrano (árbitro del encuentro) y Leodán González (responsable del VAR en la semifinal) se interrumpió por una interferencia en la señal previa al partido. Esta situación ha sido confirmada por el Comité Organizador Local, aunque sin llegar a especificar los motivos reales.

Tras el partido, fueron muchas las protestas y críticas, pero ninguna tan dura como la de Leo Messi: «Se cansaron de cobrar boludeces en esta Copa, penales pelotudos y hoy ni siquiera fueron al VAR en una jugada clarísima, pero bueno, es lo que hay. Brasil era local, hoy por hoy ellos manejan mucho en la Conmebol y se hace complicado».

La AFA (Asociación de Fútbol Argentino) presentó una reclamación oficial a la CONMEBOL indicando que la presencia del presidente brasileñó agravó la situación debido a la realización de manifestaciones políticas en el campo de juego. Este tipo de hechos van en contra de los principios de FIFA y Conmebol de no injerencia.

Con la final de consolación a menos de 24 horas, la selección argentina sigue tremendamente dolida por la situación. Pese a ello, se espera que el duelo frente a Chile limpie la imagen del arbitraje en la competición, aunque prosigan las investigaciones para aclarar lo sucedido en la comunicación del VAR con el árbitro del encuentro.