Brasil está en semifinales de la Copa América 2019. El combinado dirigido por Tite tuvo que recurrir a una apretada tanda de penaltis (4-3) para doblegar a una selección de Paraguay que tuvo que afrontar parte de la segunda parte con un hombre menos. En esta ocasión, la suerte desde los once metros sonrió a la Canarinha, que ya había sido eliminada en sus dos últimos enfrentamientos contra la Albirroja tras empatar en el tiempo reglamentario.

La anfitriona no está teniendo un torneo plácido, pese a la abultada victoria frente a Perú en el último encuentro de la fase de grupos. La baja de Neymar en las semanas previas al inicio tampoco ayudó a que Brasil afrontara su torneo en las mejores condiciones, pero están entre las cuatro mejores selecciones y a dos partidos de levantar el título. Además, desde 2007 que no llegaba a unas semifinales de Copa América, demasiado tiempo para el combinado nacional más laureado.

Paraguay planteó un partido duro, rocoso, sin florituras y a cara de perro. Nada fácil para una Brasil que por momentos se muestra muy poco vertical y hasta predecible en ataque. Antes del descanso llegó la ocasión más clara de la primera mitad de mano de Derlis que no pudo ante un enorme Allisson, el mejor de su equipo.

Al inicio de la segunda parte, llegó la acción polémica del partido. Firmino encontró un hueco en la defensa paraguaya tras un buen balón filtrado que terminó con el derribo del delantero del Liverpool por parte de Balbuena. Inicialmente se pitó penalti, aunque tras revisión del VAR, se sancionó falta al borde del área y la expulsión del defensor.

Con uno más, Brasil tampoco gozó de mayores oportunidades en ataque. Únicamente en los minutos finales se pudo ver un asedio más constante por parte de los anfitriones que vieron como, tanto Fernández como el palo, llevaban el partido a la lotería de los penaltis.

En la tanda de penaltis, la suerte sonrío (está vez sí) a Brasil. Los de Tite empezaron de la mejor manera, gracias a la intervención de Allisson. Solo el fallo de Firmino, que tuvo su respuesta con el balón a las nubes de Derlis hicieron tambalear el pase. Finalmente, fue Gabriel Jesús quien marcaría el penalti definitivo ante la explosión de alegría de todo el estadio de Gremio Arena de Porto Alegre. La Canarinha, que ya espera rival para semis que saldrá del ganador del duelo entre Venezuela-Argentina, vuelve al lugar que le corresponde en Copa América aunque tendrá que mejorar si quiere hacerse con el título continental.