[ratings]

La selección de Brasil venció (2-0) a Argentina en el SuperClásico de semifinales de la Copa América 2019 en el estadio de Mineirão. Los hombres de Tite fueron más efectivos de cara a puerta y la Albiceleste no pudo materializar sus ocasiones pese a haber completado su mejor partido del torneo. Las decisiones arbitrales, ayudadas por el VAR, fueron la diana de todas las críticas por parte de jugadores, técnicos y aficionados argentinos al anular un gol dudoso a Kun Agüero que, a la postre, sería la antesala del 2-0 de la Canarinha que sellaría su pase a la final de la Copa América. Su rival saldrá del ganador de la otra semifinal que disputan Chile y Perú.

La realidad es que Argentina sigue sin terminar de consolidarse como equipo pese a tener al mejor jugador del mundo en sus filas, quedándose a las puertas de su tercera final consecutiva de Copa América. El entrenador tampoco parece que sea la solución o el problema ya que ni Sampaoli, Maradona o Scaloni han sido capaces de revertir la situación. Esta vez, el VAR tampoco ayudó ya que, además del gol anulado, hubo dos posibles penaltis que podrían haber cambiado el signo del partido.

En Mineirao, lo que estaba claro es que no se iba a repetir el 1-7 alemán. Tite dispuso un once ofensivo, pero a nivel táctico defensivo. La idea de Brasil estaba clara, esperar atrás e intentar atacar las debilidades defensivas de su rival con Firmino y Gabriel Jesús… dicho y hecho. Pese a los destellos de Messi, no fueron suficientes para que el balón terminara entrando en la portería de Alisson. El ‘10’ de Argentina fue despertó de su letargo en esta Copa América y el palo se encargó de amargar, una noche más, su sueño con la Albiceleste además de seguir sin poder marcar ni ganar a la ‘verdeamarelha’.

Pese a la presión inicial de Argentina, la falta de contundencia en defensa fue penalizada tras un jugadón de Dani Alves que dejó atrás a tres defensores y combinó con Firmino dentro del área. El ariete del Liverpool asistió a Gabriel Jesús para que hiciera el primer gol de la noche. El joven delantero del Manchester City logró terminar con su mala racha en partidos oficiales con la selaçao. Gran parte del mérito del gol hay que atribuírsela a Alves, incombustible el capitán de Brasil.

Golpe duro para la Albiceleste que estaba siendo superior a su rival, pero iba por debajo en el marcador. Las ocasiones se acumulaban, siendo Agüero el que más cerca estuvo del gol con un remate de cabeza que repelió el palo y Casemiro haciendo un marcaje especial a Messi que en ocasiones se llegó a emplear con excesiva dureza. Pese a ello, el crack del FC Barcelona tuvo la posibilidad de adelantar a Argentina, pero de nuevo, el palo se alió con los anfitriones y si no, estaba Alisson para atrapar una falta bien lanzada por Leo.

En mitad del ataque argentino llegó la sentencia. Gabriel Jesús de nuevo, que con un gran slalon que descosió a la defensa volvió a evidenciar que los de Scaloni no compensan en defensa toda la magia que atesoran arriba. Tras superar a tres defensores, asistió a su compañero Firmino que la mandó al fondo de las mallas. El 2-0 cayó como un jarro de agua congelada por la espalda de todos los argentinos que se perdían en protestas por dos posibles penaltis, uno a Agüero por agarrón de Alves y otro de Arhur a Otamendi. Ninguno fue pitado tras la intervención del VAR y Brasil cerró el encuentro y su billete para la final. Por su parte, Argentina deberá levantarse para afrontar la final de consolación por el tercer y cuarto puesto.