1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Brasil se impuso (3-1) a Perú en la final de la Copa América que se disputó en el estadio de Maracaná espantando todos los fantasmas del pasado. La ‘canarinha’ vuelve a levantar un título de Copa América 12 años después después de superar por el camino a Paraguay en los penaltis, a la Argentina de Messi y a una aguerrida selección de Perú en la final.

No ha sido un torneo fácil para los anfitriones, que incluso en la final han tenido que jugar 20 minutos con un hombre menos por la expulsión (rigurosa) por doble amarilla de Gabriel Jesús. Los hombres de Tite son justos vencedores del torneo pese a la posible polémica arbitral en semifinales, mostrándose como el equipo más sólido de esta Copa América. Solo un gol encajado por 13 goles a favor es el balance que saca la ‘Verde-amarela‘, sobreponiéndose a la ausencia de su mejor jugador, Neymar Jr.

La selección de Perú empezó el encuentro mejor, apretando arriba y asfixiando la salida del balón del rival. Pese a ello, cuando te enfrentas a un equipo con tanto potencial en ataque, siempre puedes encajar gol sin estar jugando mal. Tras un jugadón de Gabriel Jesús, que ha sido de los mejores de esta Copa América, Everton aprovechó el pase milimétrico de su compañero para marcar el 1-0. Maracaná se venía abajo con su selección que veía como se quitaba la presión de un plumazo.

El gol hizo daño a Perú, aunque no se vino abajo. Siguió apretando hasta que al filo del descanso, el colegiado decretó pena máxima a favor de la Bicolor. Paolo Guerrero no falló desde los once metros (1-1) y Alisson perdía su imbatibilidad en el torneo.

Pero apenas cuando quedaban segundos para que finalizase el primer tiempo, de nuevo iba a aparecer la figura de Gabriel Jesús para cambiar el signo del partido. En esta ocasión, el joven atacante aprovechó un buen balón filtrado por Arthur dentro del área para controlar y entre dos defensores, meter la puntera para batir por bajo a Gallesse (2-1).

Tras el descanso, los hombres de Tite intentaron asfixiar al conjunto inca subiendo la intensidad y el ritmo del partido. La estrategia funcionó hasta que Gabriel Jesús vio la segunda amarilla que le sacaba del partido (héroe y villano de la final). A partir de ese momento, Perú se vino arriba intentando buscar ocasiones claras que le permitieran poder igualar la final.

Sin embargo, las piernas ya no respondían igual de bien y la falta de precisión estaba provocando que Brasil defendiera con relativa comodidad pese a jugar con un hombre menos desde el minuto 70. Los balones no terminaban de llegar a Paolo Guerrero y Christian Cuevas lo intentaba a base de recortes y amagos, siempre con varios hombres sobre su marca.

En el minuto 89 llegaría el penalti que sentenciaría el partido, la final y el torneo. El encargado de transformar la pena máxima fue Richiarlison que no falló frente al arquero peruano para poner el 3-1 definitivo. Explosión de alegría en el estadio de Maracaná, así como en toda Brasil tras el pitido final que otorgaba a la ‘canarinha’ su novena Copa América.