Argentina ha terminado el torneo con una victoria que sabe a poco, pero que al menos les permite terminar la Copa América en tercera posición, por delante de Chile. En un partido que estuvo marcado por la doble expulsión de Messi y Gary Medel, se pudo ver más tensión que juego en esta final de consolación entre dos selecciones que se han visto las caras demasiadas veces en estos últimos años.

El partido empezó con el ritmo propio que se le presuponía a una final de consolación entre dos selecciones dolidas por su eliminación en semifinales. Con Argentina llevando el peso del partido ante la ordenada defensa chilena, aunque poco duró el marcador en tablas. En el minuto 10 Messi telegrafiaba un pase perfecto desde el medio del campo tras el saque de una falta dejaba solo a Agüero que recortaba a Arias y ponía el 1-0.

Sin apenas tiempo para asimilar este golpe, llegaría el segundo de la selección Argentina, pero en esta ocasión, iba a ser Dybala, que se estrenaba en Copa América. Magistral pase de Lo Celso que rompe líneas para que la ‘Joya’ rompa en desmarque y salve la salida de Arias picando por encima del arquero. Gol de muchos quilates del jugador de la Juventus.

Segunda tarjeta roja de Leo Messi en sus 14 años en la Albiceleste

Fue falta primero de Messi, y reacción poco proporcionada de Gary Medel que terminó con la decisión salomónica del árbitro paraguayo Diaz de Vivar: roja a los dos. En la repetición, se puede ver como Medel se encara e intenta agredir a Leo Messi, que tampoco se aparta en exceso. La decisión perjudicó más a Chile que a Argentina, ya que en el momento de la jugada, el marcador jugaba a favor de la Albiceleste.

De nuevo, el arbitraje de la Copa América a examen tras un partido en el que la tensión tampoco ayudó al colegiado. La rivalidad entre ambos combinados hizo que se vivieran momentos de nervios que no favorecieron al juego.

Tras el descanso, el partido ganó en emoción con el gol de Arturo Vidal desde los once metros en el minuto 55. El jugador del FC Barcelona la reventó con todo el alma por el centro de la portería para poner el 2-1 e intentar recortar distancias. Poco pudo hacer Armani que se venció hacia un lado ante el cañonazo de Vidal.

Tras el gol, ambos equipos dispusieron de alguna ocasión clara para llevar el partido a los penaltis o sentenciar la final, pero nada de eso ocurrió. El partido terminó con la tensión que había ido acumulando con el paso de los minutos y con los intentos de Chile por empatar, siempre desbaratados por la defensa Argentina. Termina la Copa América para dos de las selecciones favoritas al título con un final diferente al soñado por ambas aficiones.

Nos queda el plato fuerte de la semana, la final de la Copa América 2019 entre Brasil y Perú. Los peruanos, inesperados aspirantes al título que buscarán dar la sorpresa como ya lo hicieran frente a Chile y Uruguay. Por su parte, Brasil querrá acabar con su sequía de títulos y levantar el título delante de su afición.